Crear un impuesto a las bebidas azucaradas (gaseosas, tés y jugos) es la cruzada que impulsa el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, y está dispuesto a dar la pelea por implantarlo en la próxima reforma tributaria.

El funcionario busca dos cosas: dinero para el desfinanciado sistema de salud y replicar experiencias internacionales que han demostrado, según él, que la reducción en el consumo de estos productos disminuye la obesidad.

Gaviria cree que el sistema de salud debe crear nuevas fuentes de ingresos. Por eso propuso a la Comisión de Expertos Tributarios que recomendara al Gobierno un impuesto alas bebidas azucaradas del 20 % para que, si bien no baje el consumo, sí hayan más recursos para el sistema, que requiere al menos 3 billones de pesos. Por cuenta de un impuesto como el que se pretende, se recaudarían 1,89 billones de pesos.

El ministro sustenta su idea, entre otras, en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS): los adultos que consumen menos azúcar tienen menor peso corporal y los niños con altos niveles de consumo de bebidas azucaradas tienen más probabilidades de padecer sobrepeso. La OMS estima que 184 mil muertes al año son atribuibles al consumo de bebidas azucaradas: 133 mil por diabetes, 45 mil por enfermedades cardiovasculares y 6.450 por cáncer.

Pregunte por nuestras soluciones Symrise para este desafío dereducción de azúcar!!!