Todas las personas tienen un estilo de dirección para llevar acabo las operaciones y tomar decisiones, con el fin de ayudar a su equipo a desarrollar habilidades y actitudes necesarias para mejorar la competitividad. En el liderazgo existe cuatro (4) clases de perfiles en el dominio cerebral: Analítico, Controlador, Experimental y Relacional. De acuerdo a esto un mismo líder puede manejar más de dos perfiles al tiempo o todos dependiendo el contexto. En el estilo de dirección es importante el proceso de comunicación (conversaciones directivas) y proceso de participativo. Se llamaría la combinación perfecta: La conducta de Relación + Conducta de Tarea, en cuyo escenario resalte la colaboración, confianza, consideración, reconocimientos, de la mano de planificación estratégica de resultados y clarificación de roles.


TEORIA DE LIDERAZGO SITUACIONAL DE HERSEY Y BLANCHARD




Esta teoría explica básicamente un estilo efectivo de liderazgo en cuyo epicentro la madurez psicológica de cada persona y la madurez para el puesto sobresalen de gran manera, pero también el enfoque del individuo y de equipo son claves para buscar el adecuado protagonismo: al delegar, participar, persuadir y dirigir.